El azul, el color de la temporada

Es y seguirá siendo uno de los colores que más veremos en los maquillajes de estos meses. El azul, a conjunto con el frío del invierno, protagoniza algunas de las propuestas que te comentamos a continuación, así como las mejores maneras de aplicarlo en función del color de la piel y el tamaño de los ojos. Por Naomi Gayoso

makeup brush with blue powder isolated

Que el azul sea el color de moda en este otoño-invierno no es algo de extrañar, y que el azul favorito de la temporada sea el eléctrico, menos aún, ya que aporta un toque de color en estos días de temperaturas bajas. Pero lucir un color como el azul no es tarea fácil puesto que es un tono que aporta seriedad, misterio, frialdad y fuerza, por lo que debemos de tener varias cosas en cuenta a la hora de lucirlo.

El azul, al igual que todos los tonos, favorece a casi todo el mundo, tan solo hay que saber elegir bien qué tonalidad del color es la que embellece más nuestro rostro. Por ejemplo, si queremos lucir un maquillaje luminoso pero el azul que más nos favorece es un azul oscuro, procuraremos no escoger uno que sea mate, ya que esto hará que sea un maquillaje más apagado. En cambio, si escogemos un azul oscuro irisado, obtendremos unos destellos que aportarán luz al rostro.

Sin embargo, el color de esta temporada es el azul eléctrico, un azul potente y vistoso, que aporta luz y vitalidad a pesar de ser un tono de tonalidad fría que resulta más fácil de llevar principalmente para personas con carácter, seguras de sí mismas y con paso firme.

Esta tonalidad no suele encajar del todo bien si tienes una piel olivácea oscura (pero no significa que no puedas usarlo). Sin embargo, en pieles blanquecinas o de color, resultan mejor porque el color es potenciado.

¿Cómo combinarlo?

Podemos combinar el azul con diferentes tonos teniendo en cuenta que, al tratarse de un color primario, puede variar si lo mezclamos con otros.  La combinación perfecta para el azul eléctrico es, sin duda, con un blanco irisado en la zona del lagrimal para dar luz, y con negro en la zona exterior para aportar profundidad. La mezcla de estos tres colores en el ojo hará que tengamos una mirada misteriosa y que atrape.

Sin embargo también podemos combinarlo con un rosado, y de su mezcla saldrá un morado; con amarillo, obteniendo en algún punto un verde, o con otras tonalidades de azules.

Hay que tener especial cuidado si nuestro ojo es un ojo caído, para no usar en exceso las tonalidades oscuras, ya que hundirá más la mirada. Para el ojo pequeño, se recomienda usar un eye-liner que agrande la mirada.

 

Información: Naomi Gayoso (Talents) para Inglot España