Juanjo Ruzafa, el saber hacer más vanguardista

Juanjo Ruzafa es sin duda uno de los mejores barberos de nuestro país, domina todos los aspectos de la profesión y además aporta a su trabajo fuertes dosis de creatividad e ilusión. Es un maestro para alumnos, compañeros y clientes y siempre llena sus palabras y gestos de sentido. Le entrevistamos para saber más de él y de un oficio que no deja de crecer y sorprendernos.

  • Cuentas con una larga trayectoria y fuiste galardonado como Mejor Barbero en 2017, ¿qué supuso recibir esta importante distinción?

¡Me emocioné mucho! Llegar a lo más alto dentro de mi sector es brutal, ¡toqué el cielo! Este reconocimiento me enorgullece muchísimo, ya que viene de mis compañeros de oficio, pues son ellos quienes votan. Así pues, este hecho me motiva todavía más a seguir haciendo lo que más me gusta y a lo que le pongo tanta pasión, ¡el mundo de la barbería!

  • ¿Cómo ha repercutido en tu carrera?

¡En positivo y mucho! Está claro que cuando te galardonan con una distinción como esta, los medios de comunicación se interesan por saber más de ti. Otra de las cosas que si son ciertas es que nuestros propios clientes y amigos se enorgullecen de poder decir que van al mejor Barbero de España, aunque sea por una legislatura, ¡jajajaja!

  • Vienes de una familia de barberos, ¿qué puede ofrecer un barbero de los de antes a las nuevas generaciones y al público en general?

Recordando la trayectoria de mis tres generaciones anteriores, podría decir que la metodología aplicada, la profesionalidad, disciplina y elegancia, son razones de peso.

Todavía tengo presente el recuerdo de ver trabajar a mi padre aplicando todas estas aptitudes a la hora de realizar cualquier trabajo.  Creo que en las barberías actuales aportaría mucho de la esencia de lo que fueron esos locales a los que se iba a afeitarse, pulir cuellos y entablar tertulias sobre, toros, fútbol, etc…

 

  • La barbería vive desde hace años un momento álgido, ¿cuál es la parte a mejorar de tanto éxito?

La calidad, ante todo, saber digerir este momento dulce que estamos viviendo. Cada día veo una nueva barbería, ¿me enorgullece o preocupa? Lo primero que me pasa por mi cabeza es pensar si los barberos que hay trabajando serán buenos.

Una preocupación justificada ya que, si bajamos nuestra calidad en los servicios, bajaremos nuestra reputación como profesionales, cosa que sería epidémica y nos afectaría a todos nosotros.

 

  • Tu visión es un tanto privilegiada porque vienes de la barbería de toda la vida, pero atiendes las tendencias del momento actual, ¿esa mezcla está presente en tu trabajo? ¿cómo te defines como barbero?

Mi mente inquieta no para nunca de crear, dibujar, tomar formaciones, pensar y vivir la barbería. No solo sigo las tendencias, las intentó acompañar y hacerlas evolucionar.

En nuestro salón están presentes las conversaciones, dando consejos para saber potenciar los trabajos que se realizan sobre nuestros clientes.

Yo me definiría como un amante de mi profesión, incansable, perseverante y soñador, cada día es un nuevo reto a superar.

 

  • Eres una persona muy activa dentro del sector, siendo miembro del Gremio Provincial de Peluqueros de Barcelona, ¿qué papel ofrecen las diferentes asociaciones para los barberos?

Creo que, a día de hoy, la unión de cualquier sector dentro o fuera de gremios o asociaciones, sirven para hacer llegar propuestas y proyectos, sea a nivel fiscal, gubernamental o formativo.  En cualquiera de estos apartados al estar en una asociación y no trabajar solos las ideas y propuestas fluyen, defendiéndolas por nuestros representantes para apoyar nuestras decisiones.

 

  • ¿Qué desafíos crees que quedan pendientes en el sector?

Para mí en el sector del hombre empezamos en pañales y a día de hoy estamos muy bien posicionados. La vanguardia en las grandes urbes pasa más desapercibida, pero cada vez más los desafíos en cuanto a tendencias o moda capilar son más frecuentes.  Yo apostaría por la coloración ya sea para tapar o cubrir canas, como para dar color fantasía, resaltando los cortes más desenfadados con grandes desconexiones, sin olvidar actualizar los clásicos moldeados, ¡el cabello ondulado está de moda!

 

  • También eres formador, ¿qué te aporta enseñar el oficio? ¿Cuáles son los principios fundamentales que siempre transmites?

Enseñar a alguien conocimientos que no conocía es muy gratificante y si esa aportación de conocimientos favorece a que su trabajo fluya y obtenga buenos resultados, ¡pues genial!  Los fundamentos que intento transmitir son seguridad en sus trabajos, que planifiquen, creen, construyan y lo más importante que se lo pasen bien haciendo lo que hacen. Y sobre todo que no se derrumben, que siempre cuenta las veces que uno se levanta y no las que cae.

Soy muy emprendedor y siempre tengo algún proyecto en mi cabeza, de momento tengo que terminar las formaciones de este año, que me hacen viajar semanalmente por toda la geografía de nuestro país.

 

  • A través de estos cursos de formación has viajado por todo el mundo, ¿qué país te sorprendió por su visión de la barbería?

Podría decir muchos, cada uno con connotaciones diferentes, dado su clima o costumbres, pero México sin duda no me dejo indiferente. El alto nivel de barbería y de profesionales, el gran interés por el aprendizaje de nuevos métodos de trabajo, ¡y la cantidad de preguntas que me llegaban a hacer!

 

  • ¿Qué aporta a un servicio el uso de herramientas y técnicas tradicionales como el corte a navaja?

La utilización de herramientas tradicionales como la navaja, aporta unos detalles de acabado que no conseguimos con las tijeras, su corte es distinto, adquiriendo diferentes grados, posición, volumen de cabello y presión, pero, aunque ambos resultados se asemejen, ¡nunca serán iguales! En mi opinión creo que si no se usa más la navaja en nuestros salones es por no saber utilizarla, aunque es un icono de identificación para nuestro oficio.

 

  • ¿A qué atribuyes el regreso de la barba? Más allá de la tendencia, ¿qué crees que reivindica?

Las barbas siempre han convivido con nosotros pero quizás últimamente han tomado longitudes más largas, lo que las ha hecho más visibles. Siempre que visito una pinacoteca observo que, en nuestros antepasados a lo largo de la historia, las barbas y bigotes han tomado mucho protagonismo. Y en cuanto a su reivindicación la atribuyó a una explosión de masculinidad y dureza en los rasgos masculinos, dígase de la famosa frase “vuelve el hombre”.

 

  • ¿Por qué crees que las tendencias masculinas son tan conservadoras comparándolas con las femeninas?

El hombre actual no deja de sorprenderme, hoy en día cohabitan muchas tribus urbanas con definidas características. Pero sí es cierto que la mayoría de hombres llegada cierta edad son más reticentes a los cambios y se quedan en su zona de confort, siendo fieles a su estilo ya sea por motivos laborales o sociales. Así pues, para una mayor adaptación a las modas masculinas, no hay grandes cambios, más bien sufren una evolución hacia las nuevas tendencias siendo estas más progresivas para una mayor aceptación.

 

  • ¿Qué tendencia será la estrella la próxima temporada?

En esta temporada los más vanguardistas dejaran paso a medidas más largas con nucas y parietales muy desfilados, cabellos perfectamente despeinados, dejando ver ondulaciones y rizos con volúmenes controlados. Para los cabellos cortos, en la nuca y parietales apuesto por desconexiones, más el toque de color que los más atrevidos dejarán ver en sus cabellos.

Revista Tocado – Edición Mayo