Conoce al director creativo de Revlon, Miquel Garcia Cotado

Miquel Garcia Cotado es el “todo” de Revlon. Como él mismo nos explica, es el responsable de crear la estrategia visual de Revlon Inc., también está detrás de grandes producciones, peina, maquilla, forma, investiga sobre tendencias y, en definitiva, es el responsable de dar vida a las nuevas colecciones de las marcas de Revlon. Nos hemos propuesto conocerle más, saber de su día a día, de su manera de trabajar y los momentos más emocionantes de su carrera. Por Andrea Nieto 

¿En qué consiste tu trabajo como Director Creativo Global de Revlon?

En crear la estrategia visual de comunicación, controlando artística y formativamente cómo las marcas de Revlon se muestran en sus diferentes gamas, productos, campañas y/o colecciones.

¿Cómo es un día a día en tu vida?

Muy intenso y ecléctico, peinando o maquillando en un shooting, asumiendo la dirección artística en otros, en una reunión de estrategia y macrotendencias de consumo, testando alguna innovación, trabajando con marketing, impartiendo formación a mis equipos artísticos u ocupándome de alguna postproducción, entre otras cosas.

Ser el encargado de toda la parte creativa de una compañía como Revlon supone una gran responsabilidad. ¿Cuál es la filosofía que aplicas siempre en todos tus trabajos?

Ser coherente es indispensable. Cuesta mucho construir la imagen de marca y el mercado penaliza cualquier desvío. Hace ya varios años que dirijo la parte profesional de Revlon y creo que hemos hecho un muy buen trabajo. La elegancia y la tendencia en moda pueden ir unidas perfectamente, así que cuando miro hacia el pasado me siento muy orgulloso de todo lo realizado. Hemos dotado de personalidad a la marca y hemos creado un distintivo propio.

La última colección de Revlon Professional, Fall in Love, muestra la tendencia más british adaptada al cabello. ¿En qué te inspiras a la hora de crear las colecciones para la marca? ¿Qué requisitos deben cumplir?

Una parte fundamental de mi trabajo es el proceso de investigación, que es constante. Durante todo el año tengo reuniones en Barcelona, Londres y Nueva York con agencias de coolhunting que presentan macrotendencias futuras. Mi labor consiste en interpretarlas, filtrarlas y decidir cuáles realmente van a tener impacto en el mercado, cuáles pueden generar nuevos servicios para nuestros clientes y, a partir de ahí, busco inspiración en fenómenos sociales, de moda, musicales y/o geopolíticos. El mundo funciona como vasos comunicantes, nada es un hecho aislado. La inspiración me sirve para crear el entorno conceptual y visual que debe tener nuestra imagen. El concepto es la fuente y debe estar por encima de todo lo demás.

¿Cuál es el proceso creativo que sigues para realizar una colección?

Recibir información, filtrar, interpretar, análisis de tendencias, generación de concepto y moodboard, selección de localizaciones y fotógrafo, envío del brief, elección del glam squad (equipo artístico), casting de modelos, reunión de preproducción, sesión y postproducción.

¿Cómo definirías la relación actual entre la moda y la peluquería?

Menos consolidada de lo que sería ideal. La moda es la auténtica generadora de tendencias de consumo, decide con antelación qué colores, tejidos y siluetas va a llevar tu clienta, que ya llega al salón con un vestuario propio. El trabajo del peluquero es interpretar a su clienta para aconsejarle el cabello y el make-up adecuados a sus necesidades laborales, sociales y de autorrealización. En nuestro sector, la peluquería, se generan constantemente imágenes de gran componente artístico pero poco vinculadas a los fenómenos de moda de consumo, de modo que tienen poco impacto entre los clientes reales del salón.

Eres una persona muy activa en Facebook. ¿Consideras este medio como una herramienta más de tu trabajo?

Si tuvieras que elegir, ¿con qué parte de tu trabajo te quedarías?

Afortunadamente, no tengo que elegir. La parte estratégica de concepto visual me fascina, desde que nace en mi cabeza hasta que lo veo plasmado en un vídeo o foto. Sin embargo, sigo siendo muy capaz de ser feliz ejecutando un make-up, peinando a una modelo o disparando la foto si se da el caso. Mi trabajo me ofrece constantes oportunidades de disfrutar creando, ¿por qué escoger?

Para llegar al punto de tu carrera en el que estás, ¿has dejado algo en el tintero?

Seguro que sí, tanto profesional como personalmente, pero sigo teniendo la pluma en la mano.

v