Solo apto para valientes

Tener el privilegio de escribir para esta revista por primera vez en el número de septiembre, poder empezar en el último trimestre del año, el más retante, en el que debemos planear un 2016 que se acerca sigilosamente rápido. No puedo sentirme más agradecida. Por Érika Vera

ERIKA VERA

Siempre me ha llamado la atención la anacronía de año nuevo, porque de alguna manera todo lo que ocurre en septiembre debería ser emplazado a enero. Pero como este artículo no tratará de reivindicar la fiesta de fin de año para el 31 de agosto dejaré que este pensamiento me distraiga en otro momento.

En grandes compañías, la reunión de septiembre suele ser una de las más importantes ya que es donde se presentan las estrategias a realizar para alcanzar los objetivos marcados en enero. Se ajustan a la realidad de la falta de más días en los que luchar para alcanzarlos. Por ello comienzan a preparar la campaña de navidad tan pronto.

“¿Navidad? Pero Érika, que aún no he colgado el bikini… ¿y ya estás pensando en Navidad?” Pues sí.

Porque lo creamos o no, son la anticipación, el planteamiento de estrategias útiles y el análisis de lo que está por llegar, las herramientas que nos transformen en líderes de empresas exitosas. De hecho, te propongo una reflexión. ¿Has pensado en las consecuencias de la vuelta al cole? ¿En qué afecta y cómo a tu negocio? ¿Qué acciones te ayudarían a cubrir los gastos y obtener beneficios en septiembre? Porque ya en enero sabías que en septiembre, con la vuelta al cole, tu agenda se ve afectada ¿verdad?

Hoy más que nunca debemos compaginar con nuestras habilidades artísticas las habilidades empresariales que nos permitirán no solo capear la crisis: nos permitrán crecer.

Hemos dejado el barco a la deriva demasiado tiempo. Es hora de arreglar el timón, agarrarse a él firmemente y enrumbar al destino soñado. Se acabó el llorar, se acabó el lamentarse, es el momento de sentarse en el ordenador, de buscar información, de estudiar técnicas de marketing, técnicas de venta, escaparatismo, manejo de redes sociales y todo lo necesario para transformar nuestras vidas y poder disfrutar de un salario digno. Tener colaboradores felices y bien pagados, eliminar dolores de cabeza y disfrutar de la profesión que escogimos y por la que dedicamos tantas horas de estudio, práctica, dedicación y devoción. Todo esto lo vamos a realizar desde el corazón, desde las entrañas y con el cerebro como capitán de esta aventura.

Por ello el agradecimiento a la confianza depositada en mí para entregar bimensualmente un artículo que tenga la posibilidad de tocar vuestras conciencias, de tocar áreas incómodas y sensibles; que sea en septiembre aún lo hace más especial. Porque tras cinco años recorriendo salones de toda España, sé que hay talento, y mucho, en nuestras fronteras pero también sé lo mal administrado que está, conozco las debilidades del sector. Es sofocantemente triste cuando un buen salón ha de cerrar sus puertas por una falta de proyección, por una mala gestión de recursos, por algo tan sencillo como no saber cómo funcionan las ofertas.

Así que hoy, que estás leyendo estas líneas, piensa ya en Navidad. Visualiza tu salón lleno de nuevo, visualiza qué tipo de clientas y servicios quieres realizar esos días, qué horarios vas a cubrir.

Visualiza qué productos quieres vender y empieza desde ya a promocionarlos, que los vean, los toquen y los experimenten para que sean su petición como regalo de Navidad. Si empiezas a promocionarlos el 10 de diciembre, ¿cómo quieres que tan rápido se decidan a incluirlo en la lista de Reyes? No dejes de seducirlos ni un minuto.

¿Cómo creéis que las grandes marcas consiguen llegar a sus objetivos anuales? Abramos los ojos, observemos y podremos cazar al vuelo a aquellos que ya están introduciendo los productos que quieren vender en Navidad desde pasada la vuelta al cole. Aprovechemos su conocimiento, su “saber hacer” e implementémoslo en el salón.

¿Quieres volver a tener un 24 de diciembre lleno de jóvenes ilusionadas con lucir hermosas en tal especial noche? Empieza a hablar con ellas ya mismo, crea acciones promocionales, puertas abiertas, vuelve a ilusionar con recogidos los tocadores de tu salón para que llegue diciembre y no se imaginen tal fecha sin uno de tus hermosos peinados, maquillajes, uñas de gel… ¡Lo que tú desees! Solo visualízalo y ponte manos a la obra hoy.

¿Que tu deseo es aumentar el número de clientes masculinos en tu salón? Has invertido en el 2015 tanto dinero en formación, nueva decoración, nuevos productos que simplemente no ves la hora de tener hombres haciendo cola para disfrutar de tus nuevos servicios.

¡Pues ve a por todas! Empieza hoy mismo a buscar la manera de atraer a ese cliente que tú quieres, haz una fiesta donde no falte la cerveza y la buena música. ¡Sé original! ¡No tengas miedo! Por mucha decoración y cursos que hayas realizado, busca la esencia de lo que atrae a un hombre a un salón.

Eso sí, permíteme desechar la idea en este instante de que algo de lo aquí he escrito se resuelve bajando precios. Si lo primero que has pensado es en crear una “oferta” regalando servicios o 2×1, es que aún no te has preparado lo suficiente. Busca el valor añadido, busca el mejorar la experiencia en tu salón y sobre todo trabaja duro para ser inolvidable.

Al final todo se reduce a tener claros los objetivos y trazar un plan del que puedas medir sus acciones. Probar, fallar, volver a probar… pero desde ya mismo. No esperemos a las 12 campanadas para pedir otros 12 deseos que no se van a cumplir, ya que la diferencia entre un deseo y un sueño hecho realidad reside en el verbo “hacer”. No importa lo pequeña que sea la acción, siempre te acercará más a tus objetivos que el más grande de tus pensamientos.

Solo apto para valientes. ¿Te atreves?