¿Qué tipo de plancha necesita tu cabello?

¿Sabes qué plancha necesitas según tu cabello o cuál necesitan tus clientas? Queremos resolver esta duda, por eso a continuación encontrarás el tipo de plancha ideal dependiendo del grosor del cabello y del acabado que se quiera conseguir. Unas premisas básicas que evitarán generar daños al cabello y que este luzca más sano y brillante. Por Andrea Nieto

 

haylee_Olivia_Olivia at VNY Model Management

*Haylee – Olivia – Olivia at VNY Model Management

¿Cuál es la temperatura ideal según el tipo de cabello?

“La temperatura óptima de peinado, para cualquier tipo de cabello, es aquella en la que el cabello se vuelve más maleable, y por lo tanto, es la temperatura a la que se debería trabajar todo el tiempo”, nos comenta Sandra Brune, Manager Marketing de ghd. Esta temperatura es entre 180ºC y 185ºC en cualquier caso. A partir de aquí, dependiendo del tipo de cabello, se recomienda hacerlo con una temperatura u otra.

-Cabellos finos: se recomienda trabajar a una temperatura entre 180ºC y 200ºC-210ºC.

-Cabellos gruesos: para este tipo, lógicamente se necesita una temperatura más elevada. Nos moveremos entre los 190ºC y 220ºC.

Tal como afirma Miquel Fabré: “es recomendable trabajar con herramientas que cuenten con un regulador de temperatura para llegar a obtener el equilibrio perfecto entre el cabello de cada persona y plancha”. De esta manera, se obtendrán mejores resultados y se minimizarán los daños en el cabello.

A menos temperatura no se logran los resultados esperados. Requerirá de más repeticiones en el proceso, aplicando más calor de lo debido y, por lo tanto, dañando el cabello. Además, la cutícula no quedará sellada, por lo que absorberá la humedad ambiental, haciendo que la poca forma que se haya podido conseguir no tenga durabilidad.

 

¿Qué posibilidades ofrece una plancha en función del grosor?

“Más que el tipo de cabello, es el resultado final el que va a hacer elegir un tamaño u otro de plancha”, nos cuenta Sandra Brune. Se debe pensar en el diámetro de un cepillo: cada tamaño ayuda a crear formas y estilos diferentes. Con las planchas ocurre lo mismo.

Placas anchas: con ellas, gracias al ancho de sus placas, se logran crear ondas y rizos grandes con los que crear peinados y formas más naturales. Puede ser recomendable usar este tamaño igualmente para un cabello rizado o grueso, ya que al tener mayor superficie de placas, podremos trabajar con más cantidad de cabello y por lo tanto, obtener resultados más rápidamente.

Placas de grosor medio: gracias a su tamaño es la más versátil. Con este tamaño se puede conseguir todo tipo de efectos en todo tipo de cabello.

Placas finas: con un diámetro más pequeño, la forma que se consigue es mucho más definida y marcada. Es ideal para hacer peinados de looks muy rizados y perfecta para las ondas planas conocidas como “al agua”. También está indicada para el público masculino, para controlar cabellos cortos y flequillos.

Planchas de viaje: gracias a su tamaño más pequeño, permiten  incluso meterlas en el bolso. Son ideales para controlar algún mechón rebelde o un flequillo, pero pierden temperatura rápidamente ya que no son demasiado potentes.

¿Qué debe incluir la plancha ideal?

Una buena plancha debe garantizar que se aplique sólo el calor necesario para conseguir los resultados buscados, cuidando el cabello y haciendo que el proceso sea rápido y sencillo.

  • Control de temperatura para hacer que la temperatura óptima sea constante durante todo el proceso del peinado. No es operativo trabajar con una herramienta que, después de varios mechones pierde todo el calor de las placas, y hay que esperar para que se recupere.
  • Placas de aluminio, que es el material más conductor, con un buen acabado cerámico para que el deslizado sea fácil y suave, sin molestos enganchones.
  • La forma de la carcasa redondeada para ganar en versatilidad y poder crear con ella estilos ilimitados sin dejar ningún tipo de marcas.

Información: Sandra Brune, Marketing Manager de ghd, y Miquel Fabré, de Fama Fabré