Moldea tu cabello para que hable bien de ti

Productos de Acabado

Moldea

El cabello es un reflejo de cómo interpretamos el mundo, cómo queremos que nos vean y cómo nos vemos a nosotros mismos.

Por tanto, podemos utilizarlo como una herramienta que revele lo que pensamos y sentimos definiendo nuestro estilo, no solo a través del color o el corte, también mediante la creación cotidiana de un peinado que exprese nuestro estado ánimo, nuestra actitud de cada día o simplemente para completar un look perfecto.

Para ello contamos con las mejores herramientas, los productos de acabado, aliados perfectos para que nuestra imagen sea la mejor embajadora de nuestra personalidad.

La perdurabilidad de los productos de acabado depende de varios factores como la humedad ambiental, así como la calidad del producto y la concentración de sus componentes.

También se debe tener en cuenta la fecha de caducidad, los productos cosméticos pierden propiedades con el paso del tiempo tras su apertura.

Las ceras, gominas y geles mantienen sus cualidades intactas durante aproximadamente un año; en cambio, las lacas y espumas pueden prolongarlas hasta dos y tres años debido a que en el formato en espray o presurizado el aire no puede entrar en contacto con el producto y alterar sus propiedades organolépticas. Para conservarlos en perfecto estado, nada mejor que mantenerlos alejados de fuentes de calor directo, lejos de la luz y en un ambiente fresco.

La cantidad, aplicada en su justa medida, y el modo en que lo utilicemos, como todo, nos ofrecerá el mejor de los resultados. La industria cosmética no cesa de evolucionar y de ofrecer productos cada vez más específicos, no solo para el tipo de acabado que queremos conseguir, sino que incluso tiene en cuenta las características de nuestro cabello (seco, graso, rizado, sin volumen…).

Por tanto, es posible encontrar un producto que se ajuste a nuestras necesidades por variadas que sean. Otro de los beneficios de los productos de acabado profesionales es que también ofrecen en algunos casos un tratamiento atendiendo a las diferentes necesidades.

Así, pueden hidratar, nutrir o reparar a la vez que nos facilitan un tipo de fijación. Esto los hace aún más completos y los distingue de los cosméticos retail.

Destacar a nuestros clientes sus propiedades y cómo su formulación se desmarca de otros productos, los educará en la importancia de utilizar un cosmético que se ajuste a sus necesidades, aprenderá a valorar un producto profesional por todos los beneficios que aporta y además nos dará prestigio como asesores de la imagen y cuidado del cabello.

De entre los tipos de productos de acabado, la espuma, es el artículo de styling por excelencia. Además de conseguir actuar como producto de base para el cabello con ondas o muy fino, corrige el encrespamiento y siempre mejor sin alcohol, ya que reseca el cabello.

Las lacas, un producto imprescindible en los backstage de las pasarelas, que se han reinventado en los últimos años revelando su lado más eco y sin gas.

Una fijación que debe ser natural, aunque conserve con firmeza el peinado y se elimine con facilidad y sin dejar residuos.

La fijación no viene siempre en forma de gel o espuma, también han irrumpido con éxito otros formatos más suaves e igual de efectivos como las cremas o los aceites.

Además, los productos cada vez tienden a lo natural y concentran activos saludables para nuestro cabello y nuestra piel, así como el medio ambiente.

También son una fuente de fragancia y dejan una agradable sensación en nuestro cabello, consiguiendo crear una experiencia de una rutina diaria de belleza. Tan solo es cuestión de escoger que marca o producto se adapta mejor a nuestros deseos.